Proyecto

Construído

Milencinos, Montemorelos, Nuevo León.

2016- 2017
Superfície: 160m2

 

Arquitectura 
David Pedroza Castañeda, Adriana Guisa Romero.  

Colaboradores de Proyecto: Mariana Aviles, Hugo Regalado. 

Estructuras: Hyaell Briones de la Garza, Emilio Gonzalez. 

Construcción 

P+B Arquitectura y Construcción. 

Hyaell Briones de la Garza,

Responsable de Construcción: Adriana Guisa. 

Cabaña Milencinos. 

Dentro de un gran terreno arbolado se plantea un lugar de retiro personal, familiar y social. 
La topografía del sitio es muy particular pues se forma por una mitad plana, arbolada, cercana a la calle de acceso y otra gran zona que desciende abruptamente, casi a modo de barranco en la otra mitad. 
El atractivo paisaje interior que forman los enormes encinos existentes en la planicie del predio, las espectaculares vistas hacia la sierra que se encuentran al filo del "barranco", así como las dimensiones del terreno demandan un proyecto con un presupuesto mucho más generoso que el que se dispone para la cabaña. 
A falta de esos generosos fondos se decide "conquistar" el terreno con una pieza lineal que mire hacia el bosque y hacia la sierra. Su volumen es la extrusión de un corte que con su forma de "media cabaña" abre una ventana continua hacia el norte para mirar hacia el bosque desde todos los espacios interiores. 
Su planta rectangular aprovecha la regularidad del terreno para apoyarse firmemente en el suelo excepto por el área social y terraza que se suspenden sobre el barranco.
 A pesar de su pequeño tamaño se busca que la dualidad del terreno coincida con la del programa para generar espacios para retiro y reunión en un solo volumen.
 La planta tiene un desarrollo longitudinal en un claro diagonal entre árboles. 
Una calle interior nos lleva al acceso, que se realiza por una terraza en el centro del volumen que esquiva a un encino y recibe a los visitantes.
Hacia el este del acceso se ubican los espacios privados: una recámara, un estudio y un baño. 
Al oeste del acceso se localizan las áreas sociales: cocina, comedor y sala con una gran ventana que mira a hacia el valle y las montañas. Como protección contra el sol del poniente y suspendida sobre la zona descendente del terreno se plantea una terraza que sirve de remate al área social. 
El edificio se resuelve en 3 partes claramente diferenciadas: un firme-losa, una piel de muros cargadores y un techo de madera que se apoya simplemente sobre los muros. 
Hacia el exterior, el firme forma una línea de concreto que se levanta del terreno y continúa hasta convertirse en la losa que vuela sobre el barranco. En el interior pueden apreciarse las vigas aperaltadas que soportan el cantilever y el acabado desvastado del concreto en el suelo de toda la casa. 
Sobre la línea de firme se levantan los muros cargadores de block de barro; contínuos excepto por una serie de ventanas verticales angostas que ayudan a la iluminación y ventilación de las diferentes dependencias interiores. El aparejo de los blocks se modifica en zonas clave como el acceso principal, la cocina y la terraza del área social para conseguir vistas hacia las montañas y árboles que rodean la cabaña.
Sin embargo las mejores visuales se consiguen por la relación entre los muros cargadores y su cubierta de madera. La estructura, compuesta de una serie de vigas de 20cm que se repiten cada 61cm se levanta hacia el norte con ayuda de una serie de pequeñas columnas que generan un fijo longitudinal y una serie de ventanas en la zona superior de los espacios para dar salida al aire caliente. 
La imagen del proyecto se consigue por el corte extruído y sus 3 componentes, firme, muros y cubierta, tratados con gran sencillez y honestidad.