Proyecto

En Construcción

Milencinos, Montemorelos, Nuevo León.

2016- 2017
Superfície: 160m2

 

Arquitectura 
David Pedroza Castañeda, Adriana Guisa Romero.  

Colaboradores de Proyecto: Mariana Aviles, Hugo Regalado. 

Estructuras: Hyaell Briones de la Garza. 

Construcción 

P+B Arquitectura y Construcción. 

Hyaell Briones de la Garza. 

Responsable de Construcción: Adriana Guisa. 

Cabaña Milencinos. 

Dentro de un gran terreno arbolado se plantea una pequeña cabaña de fin de semana para funcionar como lugar de retiro personal y familiar así como para organizar reuniones sociales. 
La topografía del sitio es muy particular pues se forma por una mitad plana, arbolada, cercana al acceso desde la calle y otra gran zona que desciende abruptamente, casi a modo de barranco en la otra mitad. 
A pesar del atractivo paisaje interior que forman los enormes encinos existentes en la planicie del predio, las mejores vistas hacia la sierra se encuentran al filo del "barranco".
El proyecto se soluciona con un volumen lineal que surge de la repetición regular de un mismo marco estructural de madera que aprovecha la regularidad del terreno y se apoya firmemente en el suelo excepto por su último tramo que se suspende sobre el barranco.
 A pesar de su pequeño tamaño se busca que la dualidad del terreno coincida con la del programa para generar espacios para retiro y reunión en un solo volumen.
Se decide, por lo tanto, proyectar una cabaña longitudinal en un claro diagonal entre árboles. 
Una calle interior nos lleva al acceso, que se realiza por una terraza en el centro del volumen y  esquiva dos grandes encinos.
Hacia el este del acceso se ubican los espacios privados: dos recámaras y un estudio. 
Al oeste del acceso se localizan las áreas sociales: cocina, comedor y sala con una gran ventana que mira a lo lejos hacia el valle y las montañas. Como protección contra el sol del poniente y suspendida sobre la zona descendente del terreno se plantea una terraza que sirve de remate al área social. 
La terraza en voladizo crea una zona techada que complementa a un pequeño solárium con jacuzzi ubicado una planta más abajo, mirando hacia el paisaje. 
La dificultad de acceso al sitio nos empuja hacia un sistema prefabricado que se ensamble en poco tiempo en el lugar, donde su estética parte del marco estructural 
base. Dicho marco debe su forma a las condiciones de su entorno, pues la inclinación de su viga principal, a la vez que conduce el agua, abre una ventana continua hacia el norte que mira el bosque de los alrededores. 
Hacia el interior se destaca la repetición de los marcos y paredes interiores de madera que otorgan al proyecto una gran calidez. 
En el exterior destaca el acabado de gaviones que, además de servir como
acabado, da un mayor grosor a la fachada protegiéndola de las inclemencias del tiempo.