Monterrey, Nuevo León.  

2014- 2015
Superfície: 560m2

 

Arquitectura 
David Pedroza Castañeda

Colaboradores Proyecto: Jessica Itzel Lopez, Ileana Luna Peralta. 

 

Construcción 

P+B Arquitectura y Construcción. 

Hyaell Briones de la Garza. 

Colaboradores Construcción: Adriana Martinez Villalón. Jorge García Portales. 

 

Fotografía

FCH Fotografía. http://fchphoto.com

Oficinas Polaris

La sede de Polaris en México fue la perfecta oportunidad para explorar una nueva manera de conceptualizar unas oficinas corporativas. 
La marca, a la vez que fabrica vehículos para el aire libre y el uso rudo, tiene una ingeniería de primer nivel. 
Las oficinas reflejan la personalidad de Polaris con materiales industriales e instalaciones aparentes combinadas con formas esenciales  construídas con alta precisión y detalle. 

La mayor parte del local se dejó en su estado original, minimizando los plafones para aprovechar los 4.5m de altura del local. 
Tras un estudio cuidadoso de alturas, los privados, en el perímetro de fachada, no obstruyen del todo las vistas; y luz natural llega hasta los espacios de trabajo centrales filtrada por la vegetación que corona las salas de juntas. 
Las mamparas de vidrio del perímetro consiguen una gran transparencia que permite apreciar las vistas de la ciudad a la vez que genera una mayor convivencia entre el personal. 

El interior responde a la imagen de Polaris, donde el deporte al exterior se enfatiza con madera rústica que dialoga con acabados "ingenieriles" como lámina acanalada, malla desplegada y concreto aparente.

La calidad de la oficina no radica en el precio de sus materiales sino en el cuidado de sus detalles. 
Los espacios que se añaden al cascarón del local se ensamblan meticulosamente cuidando que distintas piezas, metálicas en su mayoría, sirvan de remate al grosor de acabados y aislantes, de marco a los vidrios, de tope a las puertas y de contención a la tierra de la vegetación que corona los privados y trae el exterior al interior del corporativo.